¿QUIENES SOMOS?

Somos una empresa peruana de alojamientos únicos, que brindan experiencias auténticas y eco amigables a sus visitantes.
Seleccionamos destinos turísticos con mayor atractivo en el Perú. Cada destino que desarrollamos está enfocado en ofrecerle al viajero no solamente espacios de alojamiento, sino también una serie de actividades que resaltan las virtudes de cada entorno en donde nos encontramos.

NUESTRA HISTORIA

Para emprender este proyecto en el corazón de Iquitos hubo que entrenar los sentidos, observar detenidamente el territorio, escuchar a la selva y aprender de las comunidades nativas, de su gente.

En otras palabras, nos pusimos en los zapatos del otro y así aprendimos a ver el mundo desde un punto de vista distinto al nuestro. De esa forma, entendimos que uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta no solo alberga flora y fauna: la Amazonía está repleta de sabiduría ancestral, de plantas que curan males y de una despensa nutrida de frutos exclusivos de estas tierras.

Fueron los locales quienes nos enseñaron a reconocer lo que nos decía la selva, como cuando el cielo avisa al acercarse la lluvia. Junto a ellos intercambiamos conocimientos, los aplicamos y pusimos en práctica una fórmula para hacer turismo en armonía con la naturaleza.

Fue así como construimos, en la confluencia de los ríos Yanayacu y Timicurillo, una villa ecológica con 18 cabañas hechas de madera certificada y techos de crisnejas, hojas de Irapay trenzadas por manos artesanas locales. Un complejo verde, con iluminación solar y un sistema de tratamiento de residuos sólidos que nos ayudan a reducir nuestra huella.

NUESTRA FILOSOFÍA

Un lugar único donde congregamos manos peruanas, en su mayoría iquiteñas, para recibir a los viajeros y compartir el amor por la naturaleza, la aventura y el respeto al planeta.

La Operación ‘Horizontal’, como denominamos a esta receta, incluye el uso de productos locales a lo largo de la experiencia. Con una carta temporal, repleta de productos frescos que crecen en el huerto de la villa y que nos permite ofrecer platos más sanos.

En Amak, la frase ‘del huerto a la mesa’ no es una pose. Cosechamos diversos cultivos, entre ellos la araza, una fruta aromática que servimos en jugos y postres. Además, del tumbo y el dale que también endulzan nuestros menúes o los ajíes dulce y pupunucha, que potencian recetas oriundas.

A la par, pescadores, criadores de animales, agricultores y granjeros de las localidades cercanas abastecen nuestra despensa. Es así como contribuimos con su trabajo, su producción y su economía. Sin intermediarios ni contaminación por traslados.

Todo ello lo emprendimos con un equipo que comparte una cultura de equidad y desprendimiento. Con una visión horizontal, regidos por el respeto a la naturaleza y promoviendo el rescate y la protección del medio ambiente.

En Amak Iquitos estamos comprometidos con el cuidado y la preservación del medio ambiente. Compartimos la visión de protección de las especies amazónicas con la población local y trabajamos de forma conjunta en su rescate y conservación.

Impulsamos el cambio de quienes en el pasado se han dedicado a la caza indiscriminada. Con las capacitaciones desarrolladas por AMAK, los pobladores han reemplazado esta actividad por la agricultura o la pesca, convirtiéndose en nuestros proveedores.

Más del 80% de nuestro equipo de colaboradores está conformado por locales, quienes reciben capacitaciones constantes en temas de alimentación y salud. Pero no solo somos fuente generadora de trabajo, sino que promovemos labores que benefician a toda la comunidad, como la limpieza de senderos que permite mejorar la accesibilidad y el tránsito seguro de los usuarios.

Asimismo, nuestra ‘Operación Horizontal’ es compartida con las comunidades aledañas a quienes capacitamos en turismo y conservación. De esta manera, se han recuperado y revalorado el conocimiento ancentral de los pueblos: plantas medicinales, productos locales y técnicas ancestrales.