VIVE LA SELVA (4D3N)

TEMPORADA JULIO - DICIEMBRE

 

DÍA 1

Un cálido recibimiento en el aeropuerto y después el primer paso en esta aventura te lleva al encuentro de tortugas, manatíes, monos, osos perezosos y otras especies que han sido recuperadas del comercio ilegal o de una vida en condiciones de riesgo. Descubre cómo se les rehabilita y prepara para que vuelvan a su hábitat, en el Centro de Rescate Amazónico (CREA), que funciona en la ciudad de Iquitos.

Luego emprendes la ruta rumbo a la villa de Amak, que parte de uno de los puntos más exóticos de la selva iquiteña: el puerto de Bellavista – Nanay donde funciona un colorido mercado en el que se oferta el famoso suri o gusano amazónico y los frutos más curiosos que nacen en esta tierra. Paso obligado para todo viajero que pretenda surcar el río Amazonas.

Flanqueado por exuberante vegetación y un cielo tan celeste que parece de catálogo, el río más caudaloso y largo del mundo es un completo regalo para los ojos. Una canoa, un peque peque, un gran barco carguero van apareciendo en escena, como queriendo romper la quietud de esta maravilla natural. Pero ya nada distrae.

Cuando no llueve, los niveles del agua bajan considerablemente así que solo se surcan las aguas del río Amazonas por 40 minutos. En medio de la selva inicia la caminata de media hora por Once Amigos, sendero que te conduce al caserío de Timicuro. Casas de madera y techo de palma, han sido convertidas en comercios, centros comunales y hasta una escuela, con la clásica cancha deportiva que se extiende por el bosque.

Un peque peque te espera al final del camino para internarte en la selva densa, donde comienza a perderse la señal de cualquier tipo de civilización. Metros después, una maloca anuncia que estás en el terreno de Amak y parte de nuestro equipo te recibe para dar inicio a una travesía única en la Amazonía.

Un refresco de bienvenida, algunas indicaciones para tu estadía y te ubicas en las cabañas. Una cama cubierta con un mosquitero, un velador y una silla son todo el mobiliario para los próximos días. Recuerda que el lujo está en la experiencia. El techo deja ver los árboles y sus enormes ventanales permiten que te sientas en medio de la jungla, pero sin riesgo.

Saboreas la gastronomía local antes de iniciar nuestra primera exploración. Nos alistamos para navegar el Yanayaco (rio negro) Sus aguas negras producen uno de los espejos de agua más hermosos que hay, te sientes navegando como en las nubes que reflejan en sus aguas, la paz de este lugar es perfecta para descansar y sacar nuestras artesanales cañas de pesca a ver que pez cae.

De regreso a la villa, sigue el camino de antorchas que señala la ruta hacia el comedor. Productos locales y técnicas innovadoras son fusionados por el talentoso equipo de cocina que una vez más se luce con sabores amazónicos en versión gourmet. La sobremesa te da la oportunidad de recordar los mejores momentos del día, cargar los equipos tecnológicos y prepararte para continuar con la aventura.

DÍA 2

El itinerario comienza antes del amanecer. A las cuatro y media de la mañana y si el clima lo permite, sales en busca de aves. A bordo de pequeñas embarcaciones tradicionales y de la mano de un guía local, de esos que reconocen las especies con solo escucharlas a lo lejos.

Después de un desayuno energizante, abordas otra embarcación rumbo a la isla de los Monos, un territorio completamente verde y habitado por diferentes especies de primates. En sus 450 hectáreas hay más de 200 monos pichicos, monos guapos y perezosos en completa libertad. Además de conocer sobre esta especie, puedes interactuar con los ejemplares que recién llegan a este centro de rescate.

El almuerzo es una experiencia aparte. Sabores locales y productos exóticos invaden nuestro paladar y lo cautivan. Nuestro equipo de cocina se luce reinterpretando recetas clásicas y sorprendiendo con platos de autor. Pero los verdaderos protagonistas son, una vez más, las comunidades nativas que producen los insumos. El resultado no solo es grato para el comensal sino también para la economía de los locales y el medio ambiente.

Por la tarde a explorar el bosque amazónico. La caminata te permite ver su eco sistema y habitad.
También se dejan ver algunas guaridas de monos musmuqui, nidos de hormigas cortadoras de hojas y bandadas de garzas. Todo depende del clima y de lo que la naturaleza desee mostrarte.

Para cerrar la noche podremos disfrutar de una cena preparada en la fogata, les invitaremos un trago, para amenizar la noche mientras somos acompañados por un hermoso cielo estrellado.

DÍA 3

Luego de las ocho horas de sueño más placenteras de tu vida, en las que descansas bajo el arrullo del viento golpeando los árboles y el sonido de la naturaleza, toca saborear un buen desayuno con frutos de estación y todo lo que necesitas para continuar con el gran viaje.

Nos alistaremos para ir en busca de los Delfines Rosados en el rio Amazonas, una de las más gratificantes experiencias.

Luego regresaremos a la Villa por un reparador almuerzo, El siguiente punto a visitar es Chullachaqui Pequeño eco museo que le debe su nombre al duende selvático, que según los iquiteños puede tomar cualquier forma, aparecerse y encantarte.
El lugar exhibe especies únicas como la tortuga prehistórica mata-mata, que alcanza tamaños gigantescos como las de Galápagos. También hay variedades de caimanes, boas y otras especies rescatadas por Kevin, un joven de la comunidad de Timicuro quien con solo 18 años inició este proyecto.

El sol cae mientras va pintando el cielo de múltiples colores. El río también se colorea. Es el reflejo. Pero el atardecer es tan intenso que parece teñir todo a su paso. Con esa imagen de fotografía, se emprende la retirada. Nuevamente vuelves a tierra.

Te espera una caminata por los senderos de la villa. Con las botas de jebe bien puestas y en compañía de nuestro equipo, estás preparado para descubrir todos sus encantos. El ocaso te presenta un nuevo escenario. Animales nocturnos despiertan con la caída del sol. Pero solo los puedes escuchar hasta que los guías llegan portando linternas de luz ultravioleta y te conducen por una ruta que incluye tarántulas, escorpiones y otras especies.

Una deliciosa cena cierra con broche de oro la intensa jornada. Aprovecha este momento para conectarte o dejar cargando tus equipos en la maloca que funciona como área social.

DÍA 4

Este ya es nuestro último día en Amak, este día toca un viaje en el tiempo. El pueblo indígena Yagua recibe a los foráneos en medio de cantos, danzas y tambores. Es fascinante bailar con las nuevas generaciones al interior de una maloca, admirar su arte hecho con semillas, tintes naturales y técnicas arcaicas así como oírlos hablar en su lengua nativa, verlos semidesnudos y con la piel coloreada.

Aunque sus pobladores ya no vistan así a diario, ellos luchan por mantener su autenticidad. Enseñan a cazar como lo hacían antiguamente, usando enormes cerbatanas, y pintan los rostros de los viajeros con achiote, en señal de bienvenida. Porque la selva -que por momentos parece impenetrable- abre las puertas a todo aquel que esté dispuesto a descubrirla.

Antes de partir, vuelves a estar frente a uno de los mayores atractivos del circuito: la gastronomía. Luego abordas el peque peque que te lleva de vuelta al caserío Timicuro, a la caminata hacia Once Amigos, a la embarcación y a Iquitos. La urbe vibrante donde termina la aventura.

NOTA:
El orden de las actividades se pueden modificar y/o cancelar dependiendo del factor climático.

¿Necesitas mayor información?




PROMOCIÓN:



Nota: El orden de las actividades se pueden modificar y/o cancelar dependiendo del factor climático.
NOTA: Contamos con un botiquín con medicinas básicas para la fiebre, dolor de cabeza, picaduras de insectos e indigestión, pero se recomienda llevar consigo las medicinas que toma por algún tratamiento o prevención